Las ventanas de PVC permiten libertad de diseño, tanto en obras de renovación, integrándose en cualquierestilo arquitectónico, como en obra nueva, donde el arquitecto puede desarrollar su propia creatividad.Al ser un material termoplástico, permite variaciones en su forma geométrica, formar arcos de distintos tipos, incorporar palillaje, superpuestos o entre vidrios, utilizando perfiles blancos, en acabados color madera o encolores diversos.La gama de perfiles permite reproducir el aspecto original de las ventanas antiguas, con todas lascualidades de este moderno material. Pero además existen otros sistemas especialmente indicados para la renovación, que permiten la colocación de la nueva ventana de PVC sobre el marco ya existente, con la ventaja de no necesitar trabajos de albañilería.

La ventana de PVC se adapta perfectamente a la restauración y renovación de construcciones antiguas, contribuyendo a la revalorización de los inmuebles.

Si en renovación la ventana de PVC ha de integrarse en un vano ya existente y está, por tanto, condicionada, en obra nueva su forma y dimensiones se establecen en la fase del proyecto.Aquí los nuevos criterios de confort, funcionalidad, adecuación a normativas de construcción y al entorno ambiental, exigen unos conocimientos técnicos y de materiales muy precisos, pues la complejidad de factores dificulta la toma de decisiones.

Por otro lado, la estética de las fachadas desempeña un papel fundamentalen la arquitectura actual. Hoy en día, la superficie acristalada aumenta constantemente, tanto en grandes edificios como en viviendas unifamiliares y los marcos de las ventanas ya no puedenser considerados sólo como una estructura portante.
Sistemas ampliamente probados, permiten modular la apertura adaptándose al espacio habitable. Hay que contar, sin embargo, con los valores de inercia de los perfiles dePVC, que les otorgan resistencia limitada ante determinados esfuerzos. La solución consiste en introducir en los perfiles de PVC un refuerzo de acero galvanizado. Por tanto, la elección del tipo de perfil debe hacerse también teniendo en cuenta la necesaria transmisión de los esfuerzos además del resto de condicionantes técnicos (aislamiento, estanqueidad, etc.).